lunes, 2 de agosto de 2010

Volta a Peu a la Serra d'en Galceran (31/07/2010)

Después de una semana que, una vez más, había sido de relativa poca carga de trabajo con el objetivo de reservar las pocas fuerzas que van quedando, para este fin de semana tocaba retomar la Lliga de Curses de Muntanya Castelló Nord. En concreto aparecía en el horizonte la quinta prueba de la misma, la XII Volta a Peu de la Serra d'en Galceran, que con recorrido totalmente renovado con respecto a las ediciones anteriores anticipaba una mañana agradable por las montañas de este término municipal, todo ello aderezado con calor  y montaña de verdad. Al final, para evitar los estragos que el inicio de fiestas en Albentosa hubiera dejado en mi ya maltrecho cuerpo, decidí quedarme por Castellón el viernes así que el sábado pude levantarme a una hora razonablemente decente y, en compañía de Julia, Sinsuela, con la que había quedado para sustituir a Ggroc como chófer oficial, emprendimos rumbo hacia esta nueva aventura. Después de una pequeña odisea para alcanzar la Serra, todo ello por fiarme de mi memoria y no preparar el trayecto antes de salir, nos presentamos en la línea de salida para recoger el dorsal con apenas tiempo para ello y para un pequeño calentamiento, subiendo y bajando cuestas por dentro del pueblo. Aún así, todavía hubo tiempo para saludar a la gente de casi siempre: Diego, Vicente Guinot y su hermano Javier, Ritxi, Ayacucho (por cierto, ¿dónde anda Berto?), Pipe, Teo, Silvia, muy concentrada en su calentamiento, Ferrato, que imagino que vino a matar el gusanillo antes de reemprender los entrenes, y alguno más que queda en el tintero.
Llegado el momento, es decir, a las 08.00 horas, disparo de salida y, de inicio, a correr como locos. Los dos primeros km picaban para abajo así que no había tiempo para el respiro y tocaba empezar a correr a ritmo fuerte, cercano a los 4 pelaos, algo que, unido a la tremenda humedad con la que se inició la prueba, hizo que desde el primer momento la sudada fuera de campeonato.
Hay que decir que la primera mitad de carrera era más bien corredora. Pese a ello, pasados estos dos primeros Km debíamos afrontar una pequeña subida que, con descansos intermedios, nos iba a llevar hasta el km 6 (algo menos). Inicié la misma con sensaciones raras y sin encontrarme demasiado cómodo. Imagino que se debe acachar al cambio de ritmo después de ese inicio tan veloz. Poco a poco fui encontrándome mejor y, alcanzado el punto final de la subida, tocaba bajar otra vez de manera hasta prácticamente el Km 9. Durante esta bajada doy alcance a Ritxi, con el que marcho un rato, en compañía también de Pipe quien tras alcanzarnos en la misma se para en un control lo que aprovecho para darle un hachazo y separarme definitivamente de él (resulta obvio decir que iba algo relajado el canalla). También en este tramo dejo atrás a Vicente Guinot, compañero últimamente de muchos tramos y que acabará segundo de los Veteranos B, a quién tampoco volveré a ver hasta meta.
Y a partir de este punto empieza una carrera nueva. Todo lo que hasta ahora era correr se convierte en subir y, lógicamente el ritmo varía sustancialmente. Inicio la subida que nos ha de llevar hasta casi el km 15 con ciertas precauciones porque el comienzo de la anterior ascensión no invitaba demasiado al optimismo. Sin embargo en esta ocasión parece que el cuerpo ya está a pleno rendimiento y responde a las exigencias que el camino impone. Pese a las buenas sensaciones aprovecho los primeros repechos para tomarme un gel e hidratarme convenientemente y, con los deberes hechos, vamos dando buena cuenta de los sucesivos repechos que va surgiendo ante mis ojos. Cierto es que sigo sin la alegría de hace un par de meses (bonito eufemismo para no reconocer la falta de fuerzas) pero adelantar alguna posición me va dando motivación extra para continuar a tope. En estos momentos la humedad inicial ha dado paso al esperado calor. Sin embargo, como resumen, tampoco podemos quejarnos de las condiciones climatológicas porque al final creo que se ha podido correr de manera más o menos cómoda.
Y así, poco a poco, doy buena cuenta de esta larga ascensión; desde aquí, después de un km de falsos llanos y ligeras subidas, iniciamos el último descenso fuerte de la carrera, descenso que resulta ser el más técnico de todos. Desde un par de km antes de acabar la subida anterior llevo en mi campo visual la referencia de Esther, corredora del C.A. Onda, que se convierte en mi siguiente objetivo. Lástima que la subida no tuviera medio km más porque creo que la hubiera alcanzado y hubiera sido una buena compañía hasta el final. Desgraciadamente un pequeño obstáculo en forma de corredor al que no puedo sobrepasar tan rápidamente como hubiera deseado en la bajada hace que se me escape un poco y ello me impide alcanzarla como hubiera sido mi deseo.
Poco a poco la bajada se va suavizando y ello me permite un par de km en los que yendo deprisa puedo recuperar fuerzas para afrontar lo que será el último tramo de subida. Recuerdo que hace un par de años se me hizo muy cuesta arriba este tramo de subida. Creo que este año no se sube por el mismo sitio aunque la parte final, la que te lleva a adentrarte en el bosque después del avituallamiento "natural", sí que es la misma. No sé, en cualquier caso la subida la hago bien, mejor que el tramo del bosque en el que tanto tobogán
Al final el Garmin me marca un tiempo de 2.16.33 par un total de 20580 metros, con un D+ de 845, desnivel que Wikiloc eleva hasta los 909 metros. No sé, siempre se producen estos desfases. En cualquier caso, os cuelgo los enlaces a los dos así que vosotros mismos.


Acabada la carrera pues la habitual postcarrera con intercambio de impresiones con distintos compañeros, todo ello regado con buenas dosis de líquidos varios y acompañado de comida a discreción. ¿Balance?. A nivel personal mejor de lo esperado en cuanto a sensaciones y con ciertos progresos en los tramos rodadores. En cuanto a la carrera, la organización de lujo y el circuito, eliminando el sesgo de la comparación con los doce km anteriores, creo que también puede considerarse como bueno, con aspectos mejorables, claro, pero aprueba sobrado.

En fin, a ver cómo se da la semana (con fiestas en el pueblo) y para el fin de semana la Lliga nos vuelve a esperar, esta vez en Vistabella. Si no pasa nada, por allí andaremos, previo paso por Sarrión, a la carrera de la Vía Verde (Gúdar-Javalambre).

2 comentarios:

Miguel dijo...

Bien Rober!! siempre es buena señal sentir que recuperamos las fuerzas y la energia de cuando uno se siente al 100%.
.....y cuidadín con las fiestas de Albentosa ;).......que para ello no estas tan bien entrenado, me da a mi que te debe faltar fondo ;)

Saludetes!!....nos vemos en Mosqueruela!!

tinyo dijo...

Ya puedes decirlo, ya. Apenas un par de días de fiesta y ayer ya me tocó parar con fiebre, dolor muscular y yéndome patas para abajo.
Gracias por la visita y no pregunto, ya imagino que el UTMB va viento en popa