martes, 10 de agosto de 2010

Gracias Pipe... IV Cursa Muntanya Vistabella (08/08/2010)

De menos a más o Gracias a Pipe. Mezclemos estas dos expresiones y tendremos el resumen perfecto de lo que fue esta carrera para el menda lerenda. Pero vayamos por partes y no empecemos la casa por el tejado. Después de la rodadita por el entorno de Javalambre la semana volvió con la rutina de los días anteriores; es decir, fiestas en el pueblo, nada de actividad física que no fuera correr delante o detrás del toro de soga, y, sobre todo, las molestias estomacales que no acababan de desaparecer. Con estas perspectivas el sábado todavía tenía serias dudas al respecto de mi participación en la carrera del domingo. De hecho la carrera prevista para el sábado por la tarde en Sarrión quedó descartada un par de horas antes de la salida.
Al final pudieron más el corazón y las ganas de seguir adelante con la Lliga Castelló Nord que la cabeza y después de un madrugón del quince y de un largo viaje me planté en Vistabella para tratar de dar buena cuenta de los 26 km que para esta cuarta edición nos habían preparado los amigos de Vistabella. Recogido el dorsal, y antes de un breve calentamiento, fui encontrándome con los habituales del mundo de las carreras que habían decidido ser parte de esta pequeña aventura. Por allí andaban Vicente Guinot y su hermano Javier, Teo, Julia, Carmen Campanilles, Ferrato que tampoco corría pero que volvía a aparecer para uno de sus rodajes (me gusta ver que vuelves a la actividad después de un breve descanso), Nere, Cucho y Berto que también "regresaba" a la montaña, los chicos y chicas del Running Castelló, con Adrián poniéndome falta por mi ausencia en Sarrión. Especialmente alegre el reencuentro con Iban, del CD Es Posible, con quien pude rememorar, ahora que las sendas nos iban a hacer recorrer parte del final de la misma, la MiM de este año en la que tuvimos objetivo común, compartimos algún tramo del camino y en la que solamente algún "problemilla" físico le apartó del sub 8. Por cierto, enhorabuena a la gente del "Es Posible" porque a pesar de la distancia consiguieron ser, si no me equivoco, el club más numeroso de la carrera.
Entre la multitud.... rumbo a lo desconocido
Y así, recordando buenos momentos, llegó el de hoy. Cohete que te crió y salida por las calles de Vistabella. Esta vez, con sensaciones no demasiado buenas, trato de ser prudente así que una vez situado en carrera, me acoplo a un ritmo que me resulta cómodo a nivel de respiración pero que no impide una creciente sensación de pesadez de piernas que me resulta muy preocupante. Es evidente que la semana pasada con problemas estomacales empieza a notarse pero también lo es que resulta demasiado pronto para ello y eso es desalentador. Este primer tramo de carrera es corredor cien por cien, con algún pequeño tramo de subida y algún otro tramo con un firme poco firme si se me permite la expresión. Sin embargo las piernas y la cabeza dan evidentes muestras de flaqueza y por la cabeza empieza a pasar la idea del abandono.
Nos os dejéis engañar, iba fundido
Con todas estas sensaciones en la cabeza alcanzamos el Km cinco en aproximadamente 27 minutos y afrontamos el tramo, de ligera subida, hasta el primer control del kilómetro seis. Es aquí donde se me aparece el ángel de la guarda, reencarnado en Pipe, quien desde este momento hasta casi el final de carrera se convertirá en compañero y motivador incansable. A partir de aquí empieza la primera subida de verdad, que nos llevará hasta el km diez. Es una subida bonita y bastante intensa, casi toda ella entre el bosque. Desde el primer momento me planteo la misma como una lucha contra mi cabeza que sigue pensando en el abandono y me pego a Pipe como una lapa siempre que las fuerzas me lo permiten. Evidentemente el ritmo no es vivo pero en estos momentos tampoco se puede pedir más que pasar cada momento y ver si las sensaciones vuelven a ser, al menos, no tan negativas. Durante este tramo, y parece de chiste por la velocidad a la que transitamos, sufro una caída sin consecuencias pero a pesar de todo el balance de la ascensión es positivo porque parece que la pesadez de las piernas va remitiendo y el ánimo va in crescendo. Al final alcanzamos la cumbre y transitamos por el km diez en 71 minutos aproximadamente.
Con Pipe como fiel escudero y animador
A partir de aquí un par de kilómetros de bajada que nos dejará en Sant Joan, donde se encuentra el segundo control. La llegada al santuario fue especial y muy emotiva. Solamente pensar en lo que tres meses atrás fue llegar a este lugar después de ocho horas de lucha me hizo emocionarme y, creo, me dio fuerzas para afrontar el resto de la carrera con otro ánimo. Desde aquí tocaba volver a subir. Se trata de la subida hasta la Banyadera, el mismo tramo de la MiM pero en sentido inverso. Esta ascensión ya fue otra cosa. En parte se debe a que es significativamente menos dura que la anterior, claro, pero también es cierto que mis sensaciones nada tenían que ver con las de aquel momento a pesar de que hablamos apenas de veinte minutos antes. El caso es que los tres kilómetros de ascensión que nos llevan hasta el quince los hacemos a otro ritmo con algún que otro trotecillo intercalado y con las fuerzas mucho más intactas que hasta este momento. Pasamos en este tramo por el ecuador de la carrera en 1.32 lo que parece "garantizar" las tres horas aunque es cierto que queda mucho por delante y no tengo claro lo que puede ocurrir.
Superada la ascensión lo que queda es una bajada de un par de kilómetros y a partir de ahí un tramo de pequeñas subidas, seguidas por descensos más corredores y, en resumen, un terreno que nos dejará diez kilómetros después a las puertas de Vistabella después de un recorrido que, visto el perfil, pica hacia arriba, poco pero hacia arriba.
Tres largas horas después... ¿dónde está la multitud?
Aprovecho el control del 16 para tomar un gel que espero me vendrá bien y me preparo para lo que queda, con la intención de bajar de esas tres horas. Desde aquí hasta el final se trata de correr lo más posible y caminar en los tramos menos cómodos de ascensión. Lo cierto es que vamos adelantando a gente. Especialmente puedo citar a JoseCarreras que iba algo cascado por la falta de entrenos y a Vicente Guinot que empieza a notar las dos carreras en fin de semanas seguidos. Cerca del final nos encontramos con Ferrato que va con su particular "carrera" y poco después, casi sin darme cuenta, Pipe se descuelga ligeramente. Con este panorama afrontamos la ligera subida que nos deja a las puertas de Vistabella y, una vez aquí, un breve callejeo por el pueblo nos lleva hasta meta. Al final llegada en la posición 81, el puesto 21 en Veteranos A, y un tiempo de 2.54.45, muchísimo mejor de lo que auguraba la situación en el kilómetro cinco.
En fin, como ya he dicho al inicio, de menos a más. Gracias a una buena fuerza mental y, sobre todo, a Pipe al final acabé satisfecho del resultado obtenido. En cuanto a la organización, notable alto. Creo que es mejorable algún punto del marcaje (aunque parece que ha habido algún tipo de "sabotaje") pero el resto de aspectos muy bien, especialmente el aivituallamiento de meta. Como siempre os dejo los datos de la carrera obtenidos a partir del cacharro y tratados tanto en GarminConnect como en Wikiloc.

¿Y ahora qué?. Es muy posible que el sábado en Eslida me tome como un rodaje muy tranquilo. A partir del lunes empiezo una nueva etapa en los entrenamientos que espero me permita subir un nuevo escalón en esa mejora continua que llevo en el último año. Yo os iré contando cosas de esta nueva etapa. De momento para el año que viene ya va tomando forma algún que otro objetivo que, ya adelanto, es ambicioso.

5 comentarios:

Ferrato dijo...

Jejeje, ha quedado bien eso de "su particular carrera". Como cuesta volver a cogerse...

Muy bien, tío, de menos a más, como debe ser. Enhorabuena!

tinyo dijo...

Gracias por la visita Fer. Eso de menos a más casi es un eufemismo; quizá la expresión más adecuada fuera "de muy menos a algo menos".
En fin, seguro que en la rodada de Mosqueruela te encuentras mejor.

Pipe dijo...

osti que tio, que no fue para tanto
, que yo solo te acompañe unos kilometrillos

sanmi6619 dijo...

cuanto de ambicioso es el objetivo del año que viene?
bajar de 7:30 en la MIM, yo te acompaño.

tinyo dijo...

Pipe, de eso nada. Si no llegas a aparecer creo que no hubiera seguido o, en el mejor de los casos, lo hubiera hecho para acabar como fuera.
Paco, cuánto tiempo. No mentemos al diablo que todavía queda mucho para aquello. Sin embargo..... me tienta, me tienta. Creo que se intentará