lunes, 31 de octubre de 2011

Para acabar Octubre, Subida al Pico del Remedio de Chelva

Imagen de la camiseta de la carrera
No suelo empezar estas crónicas con referencias a lo que ha sido la semana; sin embargo en esta ocasión debo decir que después de tres semanas que dejaban vislumbrar cierta regularidad en el entrenamiento, la semana siguiente al Benicadell ha sido la mejor con diferencia en mucho tiempo en todo lo relacionado con el planning de entrenamiento. Y cuando digo esto me refiero no tanto al hecho de cumplir con lo "impuesto" por Ezequiel, gracias de nuevo, sino porque esta semana la asimilación del mismo y, sobre todo, el modo con el que he lidiado con el sufrimiento han sido cercanos al óptimo. Y esto es algo que echaba ya a faltar porque este año está siendo difícil en cuanto al tema del entrenamiento por causas que están de sobra claras y que no voy a reproducir. Os preguntaréis el porqué de esta introducción pero la considero necesaria porque la carga de la semana ha sido decisiva en el resultado de la carrera ya que desde el primer momento he visto que las piernas no iban demasiado sueltas y que el cansancio me atacaba desde prácticamente el principio; sin embargo he seguido adelante y mentalmente ha sido una carrera perfecta que me ayuda mucho en ese proceso de recuperar la capacidad de sufrimiento que había perdido casi por completo y que poco a poco vuelve a mi cabeza. Y solamente por eso creo que la conclusión de esta IV Subida al Picodel Remedio, en Chelva, solamente puede ser positiva.
Y dicho esto, empezamos con la crónica de la carrera de ayer. Madrugada de cambio de horario, lo que en esta ocasión nos permite dormir una horita más, y a las siete había quedado en recoger a Ferrato para ir juntos al encuentro de ese temido Pico del Remedio, conocido desde el 2008 pero al que no había vuelto desde entonces. Después de un cómodo viaje por la CV35 nos plantamos en Chelva con mucha antelación para recoger los dorsales, calentar con Fernando y, llegado el momento colocarnos en la línea de salida para empezar con el sufrimiento de esta carrera. Evidentemente Fernando se coloca en primera línea (al final acabará en la posición doce de la general, enhorabuena chaval!) mientras que un servidor se ubica entre la marabunta para afrontar la carrera con muchísima calma y forzando lo justo. Todavía con tiempo de saludar a Ana, la Asgarradeta, finalmente llega la cuenta atrás y como siempre a correr como locos...
Imagen de la salida;
de amarillo y con gorra roja se me puede distinguir
Los primeros metros transcurren por las calles de Chelva en un revirado tramo que va trazando un atractivo circuito "urbano" con continuos giros y que en 500 metros nos devuelve a la plaza desde donde habíamos salido, plaza que abandonamos en sentido contrario al de la salida para seguir callejeando para finalmente dejar el asfalto y empezar por una senda cómoda que poco a poco empieza a picar hacia arriba dirección de lo que será la primera subida del día, la del Pico del Remedio. Primer kilómetro transitado en 4.45, con mucha calma y sin forzar en este callejeo. A partir de ahí empiezan los problemas; en cuanto la carrera empieza a empinarse ya veo que no va a ser un gran día. Primer cambio de ritmo y las piernas ya dejan el primer aviso de que no van frescas así que empiezo con el Plan B. Sin dejar de trotar pero bajando el ritmo intento que pase el tiempo a ver si entramos en calor pero lo cierto es que con el paso de los metros la mejora no llega. Tampoco ayuda a ello el hecho de que enseguida, a partir del kilómetro 3 la cosa se empieza a complicar con un par de kilómetros con desniveles medios del 8%, kilómetros que dan paso al quinto, con un 13%, que evidentemente ya transito andando aunque sin la alegría de otros días. Alcanzada la ermita todavía nos queda un último kilómetro que, guste o no, hay que pasar como buenamente se pueda, en ocasiones "a cuatro patas" y sufriendo como un perro con los gemelos pidiendo respiro que no estoy dispuesto a darles. Total, después de aproximadamente 6 kilómetros y 57 minutos, nos plantamos en lo alto de esta primera ascensión, con muchas dudas de lo que será el resto de la carrera y, no os voy a engañar, con la idea del abandono rondando mi cabeza. Pocos metros después está el primer avituallamiento en el que, contrariamente a lo habitual paro y procedo a "repostar" con la única intención de dar ese breve respiro a mis piernas.
En pleno esfuerzo "costera amunt"
Entramos aquí en el segundo de los cuatro tramos en lo que he dividido la carrera. Este tramo todavía nos deja un primer kilómetro en el alternamos tramos de subida con otros de descenso, brevemente por pista pero enseguida volviendo a las sendas y en el que todavía se nota el esfuerzo de la subida anterior. Finalizado este séptimo kilómetro entramos en el tramo más bonito de la carrera, con una bajada bastante corredora entre árboles que hace muy agradable el esfuerzo. Tres kilómetros muy cómodos de correr dejan paso a un último kilómetro, el once, con una bajada más pronunciada y técnica que nos dejará cerca de la segunda de las tres subidas importantes del recorrido. Al final de este tramo, corrido con mucha prudencia y tratando de dar "tregua" a mis maltrechas piernas, el Garmin marca un parcial de unos 33 minutos con lo que me planto en la mitad de la carrera en hora y media aproximadamente.
Y sin solución de continuidad nos metemos de lleno en el tercero de los tramos en los que he dividido el relato, ese que nos dejará en el kilómetro dieciséis. El tramo empieza con una subida por senda, de la que desafortunadamente no recuerdo el nombre, pero que sigue dando guerra a mis pobres gemelos. A pesar de ello, y de su 10% de desnivel medio durante un largo kilómetro, creo que hago la subida de manera decente, adelantando a gente, y con mejores sensaciones de lo esperado. Finalizada esta subida nos esperan tres kilómetros de continuos toboganes y que en el último de ellos ya nos introduce en la última subida del día, la del Cantal, anunciada con un "curioso" te enamorará. Teniendo en cuenta la difusa frontera entre el amor y el odio, cabe la remota posibilidad de que lo sentíamos durante la subida fuera amor pero permitidme que lo dude. El caso es que la subida empezó muy mal, atrancado completamente pero, de pronto, sin explicación racional a ello, mis piernas empezaron a encontrarse mejor y, sin echar cohetes, las sensaciones mejoraron. Al final la subida del Cantal propiamente dicha se alarga durante cerca de dos kilómetros, con un desnivel superior al 10% medio; acabados estos dos kilómetros todavía quedan otros tantos de falso llano con pequeños repechos que sorprendentemente no se reflejan en el Garmin pero que siguen castigando el espíritu de los sufridos corredores.
En fin, todo lo que sube acaba bajando así que llegado el avituallamiento del Cantal, Kilómetro diecisiete y medio, toca ya volver a Chelva en una bajada bastante pronunciada, con tramos que recordaba del 2009 por una pista muy estropeada que complica el recorrido, bajada salpicada por algún otro repecho y que finalmente nos lleva a las calles del pueblo donde finalmente, con un tiempo oficial de 2.58.13 tras 22.170 metros de recorrido, me planto en meta, cansado pero con una cierta sensación de satisfacción por haber finalizado la carrera tan entero mentalmente a pesar del desarrollo de la misma y también por esa mejora del último tramo.
En fin, lo voy a dejar aquí. Simplemente queda el regreso a casa, en esta ocasión sin xarraeta postcarrera pero eso es poco interesante. Resumiendo; me gustó mucho la carrera a pesar de todo. Buen trato a los corredores, avituallamientos suficientes en número y dotación, marcaje sensacional y ambiente de fiesta tanto a la salida como en la llegada. Gracias a organizadores y voluntarios porque una vez más nos permiten disfrutar con esto que tanto nos gusta. A ver si para años venideros mi estado es mejor y doy un buen mordisco al crono. Aquí tenéis los habituales enlaces de todos los ladrillos.


Perfil de la carrera en Wikiloc

7 comentarios:

Jose dijo...

Hola Tinyo
Jo macho!!! estás hecho un maquina todas las semanas carrerón... y cual de todos mejor?

Animo y sigue adelante

Un saludo
Jose
TROTASENDES BENICALAP

Tinyo dijo...

Ya quisiera yo estar en plan maquinón. De todas formas, gracias por los ánimos y lo que siempre digo. A ver si podemos coincidir en alguna de esas salidas senderistas

centro excursionista de chelva dijo...

Nos alegra que hayas repetido la prueba, muchas gracias por los alagos a la organización y voluntarios.
Saludos y buenos entrenes.

centro excursionista de chelva dijo...

Nos alegra haberte tenido otra vez por aquí, gracias por los alagos a la organización y voluntarios.
Saludos y buenos entrenes

Tinyo dijo...

Gracias por el comentario y reitero el agradecimiento a todos aquellos que con vuestro esfuerzo nos permitís disfrutar de la montaña.
Un abrazo y volveré!!!

Anna dijo...

Ei Xaval!!Enhorabuena ... casi que no va dice, jaja. Otro año más, me alegré de verte por allí, hacía mucho que no coincidíamos.

Los carteles eran de muerte: "te enamorará", jajajaja, sí sí.

Un saludo y a recuperarse.

Tinyo dijo...

Anna, estás fuerte. Durante largo rato te vi por delante pero al final te perdí...
Un placer coincidir otra vez contigo y a ver si nos vemos pronto