lunes, 22 de marzo de 2010

Y para el domingo Javalambre

Dejábamos el tema de camino a Valencia después de una agradable mañanita por Jávea, dispuesto a recoger a las niñas y marchar hacia Albentosa a pasar un fin de semana de relax que remataría con la II Perimetral de Javalambre. Dicho y hecho, recojo a las niñas y, ¡venga!, más coche hasta el pueblo, comidita reparadora y tarde de relax absoluto, cervecitas en el bar con los que el domingo serán compañeros de aventura y así durante lo que resta de viernes y para el sábado más de lo mismo. Descanso total regado con buen jamón de la tierra, tortillita, cervecitas por aquí y, sobre todo por lo sorprendete, tremendo calor.
Total, que a la que me doy cuenta ya estoy otra vez con las zapas calzadas, abrigadito porque en la estación de Javalambre no espero calor y en el coche, esta vez de copiloto camino de otra aventura.
Al llegar ya se respira buen ambiente y, lo que es más importante, una temperatura más que soportable, 6 grados que al acabar la carrera serán diez. Nos vamos haciendo un poquito el remolón pero al final calentamos más o menos en condiciones, algo asfixiados por la altitud y a la salida que enseguida estamos en marcha. Del grupo de cuatro que salimos del pueblo, como es de esperar, Angel enseguida se distancia y Alejandro va por delante pero lo normal es que acabe cayendo en nuestras garras. Allá vamos David y yo haciéndonos compañía y tratando de adaptar el cuerpo a las especiales condiciones de esta carrera.
Enseguida se inicia la subida hacia lo alto de la estación y David se me escapa ligeramente, apenas 50 metros, pero no me obsesiono y sigo a mi marcheta trotandarina durante esta primera mitad de continuas subidas y pequeños "descansos" en forma de pestosas bajadas que, creo, acaban por pasar más factura que la pendiente positiva. Al llegar al primer control me uno a David, Alejandro ya anda por detrás, y vamos un rato juntos (bueno, voy haciendo la goma) hasta que, una vez coronada la parte más alta de la carrera, al empezar la bajada me doy cuenta de que se me va a escapar irremediablemente. Aquí, entre el desgaste de la subida y la altitud me encuentro algo mareado y me cuesta horrores bajar en condiciones, a lo que no contribuye la bondad del terreno que sigue siendo más bien duro, con cantos en punta y muchas matas que no permiten en ocasiones saber donde pisas. Unido a ello tramos con nieve que tampoco contribuyen a mejorar mi situación. Menos mal que pronto vuelve a picar hacia arriba y eso me permite estabilizarme y en un momento recupero las sensaciones y vuelvo a estar en el camino correcto. David, eso sí, es una silueta que debe ir un par de minutos por delante así que me hago a la idea de que no volveremos a coincidir hasta meta.
De todas formas a partir de aquí puedo decir que empieza la diversión porque con todos los inconvenientes narrados, más algún que otro accidente en forma de torceduras leves, empiezo a sentirme bien y con bastante fuerza así que me mentalizo de que hay que sufrir y darlo todo. Y en esas estamos hasta que lastimosamente un despiste me lleva a perderme en compañía de un par de corredores con los que he hecho un buen tramo juntos.

Aquí sí que pierdo un poco de motivación y el tramo previo a lo que yo llamo "Cuesta Alegre" y no por ser esto sino por el apellido del inventor de esta pequeña salvajada. El caso es que este tramo, posiblemente el único que permite recuperar tiempo y sensaciones, lo paso con más pena que gloria y en esas me planto al inicio de la subida final. Allí anda Pepe "animando" al personal con la perspectiva de que queda la subida final. No sé porqué pero me quedo un par de minutos de cháchara con él y al final me decido a tirar rocha arriba con todas las fuerzas que me quedan. Sorprendentemente recupero las sensaciones y no se me hace demasiado dura la tan temida cuesta así que en menos que canta un gallo me planto arriba y a partir de ahí un pequeño rodeo que nos llevará hasta meta. LLego en algo menos de 2.15 sin tener muy claro si ha sido un tiempo decente o no, duda que se me disipa al ver los tiempos de mis compañeros Angel, que apenas me ha sacado 11 minutos (botes y palmas de alegría), y David al que sorprendentemente creo que sin esa pérdida y sin la parada innecesaria con Pepe podría haber alcanzado... o sea que al final contento con el tiempo.
Datos de la carrera: 15790 metros con 1164 de D+

Y aquí los datos del cacharro II Perimetral Javalambre

A partir de ahí post carrera donde vuelvo a coincidir con el gran Tossalgros y su inseparable Ana, que anda algo lesionada, ánimos, y esta vez Iñaki y Mercury que también andan por allí. Coincido también con el no menos grande de Mountainrunning, impresionado por la carrera. Y como traca final dos pares de calcetines que me tocan en el sorteo (y no estaba trucado) y una agradable velada en la Fondica, en compañía de las respectivas mujeres y proles, donde damos buena cuenta de productos de la tierra y, sobre todo, de buenas dosis de cerveza que dan ánimo a los maltrechos cuerpos.

2 comentarios:

Miguel dijo...

....vaya,vaya....por lo que veo y leo, no sólo paseas por las alamedas en tu tiempo libre.....

Buena carrera la de Javalambre, espero que no coincida con el MaBo el año que viene y pueda pasarme por tierras turolenses.

....y lo del 8.30-MIM....tenemos que prepararlo a conciencia que no es moco de pavo.
....y de la CBXT...jiji....me da un poco de yuyu y todo, a ver si u día de estos comenzamos a preparar la expedición...
......y.....mareeeeeee, mas vale parar.
Un abrazoooo, a seguir asi!!

tinyo dijo...

Eso, eso Miguel, a ver si preparamos cosas. Si teneis pensado algo para preparar la Mim de cara a Pascua contad conmigo.
De todas formas el sábado hablamos y me cuentas lo de la MaBo