sábado, 21 de julio de 2012

XIV Volta a Peu a la Serra d'en Galceran; más kilómetros, mejores sensaciones


Cartel de la prueba
En esta ocasión la semana había sido atípica por cuanto desde el martes, día en el que hice mi última sesión de entrenamiento, me había dedicado a perrear un poquito. Bien fuera por temas de trabajo, casi siempre, bien fuera por falta de ganas, creo que en gran parte debido al sofocante calor de la semana pasada por Ribesalbes, el caso es una buena sesión de gimnasio el lunes y una salida de cincuenta minutos complementada de nuevo con el paso por el gimnasio era todo el bagaje que podía adjuntar a la carga de entrenamientos acumulada. Sin embargo parece que los problemas de tipo laboral, si bien no desaparecen, se estabilizan o, al menos, los llevamos de mejor manera. Veremos si durante esta semana conseguimos seguir con ese proceso de asimilación de la nueva situación en el trabajo y poquito a poco nos adaptamos a ella y lo llevamos de mejor manera.
Bien, el caso es que así, sin apenas entrenar llegaba el fin de semana que volvía a tocar pasar por tierras de Benicàssim y con él, el sábado tenía previsto acercarme por tierras de la Serra d'En Galceran a disputar (bueno, a correr con dorsal) otra de las clásicas de la provincia de Castellón, la Volta a Peu a la Serra d'en Galceran, que en esta ocasión cumplía ya su edición número catorce. Se trata de una carrera que se encuadra dentro de la Lliga de Curses de Muntanya Castelló Nord y, por ende, en la Challenge Diputación. Recuerdo allá por el 2008 mi primera participación en esta prueba, que por aquél entonces constaba de únicamente doce kilómetros, entre semana y con un recorrido totalmente montañero. También en el 2010 disputé la carrera; en esa ocasión veinte kilómetros largos mucho menos montañeros y, por lo tanto, menos de mi agrado que la del 2008. Para este año en mente solamente la intención de disputar con tranquilidad la carrera y tratar de acabar de la manera más digna posible, sin forzar demasiado, y tratar de seguir acumulando kilómetros de montaña antes de cada vez más cercano parón de la segunda quincena de agosto, a partir de la Sus Scrofa de Mosqueruela, y del retorno con la mente puesta en el asfalto y esos maratones que se vislumbran de cara a final de año.

La Serra d'En Galceran es un municipio situado en el interior de la provincia de Castellón, en la comarca de la Plana Alta. Sus orígenes son muy remotos, remontándose al periodo íbero y a la romanización. Tras la dominación musulmana, fue casi el único señorío laico en una comarca dominada por las órdenes militares, ya que fue cedida al Barón de Puebal Tornesa. En 1375 era Señorío de Guillem de Galcerà, de donde le viene el nombre. Ya en el Siglo XVI su señor era Nicolau de Casalduch, quien le dio Carta Puebla el seis de diciembre de 1512. Entre sus lugares de interés podemos citar el Castillo, del que quedan muy pocos restos y que fue construído por los musulmanes y se hallaba sobre el cerro que domina el núcleo urbano. Además podemos ver el Castillo-Palacio dels Casalduch, también conocido como "El Fort", que se halla en la población, construido por el Barón de Puebla Tornesa en el llano, una vez abandonada la residencia en el castillo. Ha sido restaurado recientemente y es ocupado en la actualidad por el Ayuntamiento de la villa. Hay que señalar que el término municipal de la Serra d'en Galceran es esencialmente montañoso, destacando las alturas del Tossal de Zaragoza, 1078 metros, el Tossal de la Vila, 950 metros, y el Alto de la Bandereta, 810 metros.

Breve paseo por carretera hasta la Serra, si bien para variar en esta carrera me "perdí" al saltarme la salida de la autovía y aterrizar, nunca mejor dicho en el aeropuerto fantasma de Benlloch donde pude admirar la estatua de Ripollés (manda cojones la cosita), y con tiempo de sobra me planto en la zona de recogida de dorsales donde aprovecho para dejar dípticos de la Carrera x Montaña de Albentosa y saludar a un nutrido grupo de amigos y conocidos que por allí estaban. En esta ocasión, y siempre sabiendo que me dejaré gente, a toda la gente de Onda y Ribesalbes, con especial mención al grupo de Cerlat (Jorge, Juanjo y yo mismo), los hermanos Guinot, Javier y Vicente, el "clan" de los Iglesias, la gente de Xert, Silvia y Patri, a la postre ganadoras de la carrera.... en fin, un largo rosario de corredores que por allí andábamos haciendo tiempo hasta el momento de la salida. Breve calentamiento en compañía de Jorge y enseguida a la línea de salida. Ya ubicados en la línea de salida se presentó Alex, de Amics del Clot (con su blog, Corre, Alex, corre, recomendable). Siempre es un placer poder hablar y conocer gente nueva que comparte tu pasión por el running. Y así nos plantamos en el momento de la salida....

Uno de los pocos tramos de respiro durante la primera subida
Como ya sabíamos todos el inicio de la carrera era explosivo así que una vez empezó la marcha tocaba ponerse a correr como un loco, cuesta abajo y sin frenos. Bueno, sin frenos tampoco porque a pesar de que el terreno te ofrecía lanzarte a tumba abierta, desde el primer momento fui regulando bastante. A pesar de ello los parciales de los dos primeros kilómetros, donde por cierto nos encontramos a Jose Carreras, fueron entre 4.10 y 4.15, lo que creo que deja claro cómo eran los mismos. A partir del dos empezaba la primera ascensión del día, que con algún pequeño descanso nos llevaría hasta prácticamente los 900 metros de altitud, allá por el kilómetro cinco y pico, después de haber transitado por el primer avituallamiento. Aunque empiezo la subida trotando al poco rato decido que ya he tenido bastante y pongo el motor en modo "perrete", empezando a andar a un ritmo más o menos tranquilo. Enseguida llegamos al kilómetro tres (a un ritmo medio de 5.38), y seguimos subiendo de manera más o menos constante, con una pendiente que en ocasiones me empuja a trotar.  Transitamos el cuatro después de un breve descenso del que da buena cuenta la foto y a partir de ahí nuevamente toca subir, en esta ocasión trotando prácticamente en su totalidad hasta el avituallamiento situado en el cinco más o menos. A partir del mismo se inicia la senda que nos llevará hasta la Roca del Figuerol (si mal no recuerdo), punto más alto de esta primera subida del día.

Se inicia aquí el tramo más corredor del día, tres kilómetros y medio, inicialmente por senda pero que enseguida se convierte en un terreno bastante corredor y que, nuevamente invita a lanzarse hacia abajo. Recuerdo que en este punto iba pensando lo a gusto que iba, sin forzar mínimamente y disfrutando de la sensación de correr por la montaña y, claro, cuando dejas de pensar en lo que tienes por delante pasa lo que tiene que pasar; en esta ocasión resbalón y batacazo en el que mis posaderas quedaron resentidas durante un rato y, más tarde, durante todo el sábado. Afortunadamente no fue nada grave y de manera inmediata pude reemprender la marcha sin secuelas aparentes. Pues eso, correr, correr y más correr hasta el kilómetro nueve donde se encontraba el segundo avituallamiento y, previo giro a la derecha, el inicio de la subida dura del día. Hablamos de prácticamente tres kilómetros y medio de ascensión por un barranco en la mayor parte de la misma, algo incómodo de pisar, y que nos llevaría al punto más alto de la carrera, 1016 metros, con un desnivel medio de cerca del trece por ciento. Inicio la subida con sensaciones extrañas, fruto sin duda del cambio de escenario, pero pronto, ayudado sin duda por el ritmo suave del grupo en el que me integro, las sensaciones mejoran y me voy encontrando mejor a medida que vamos ganando altura. Pese a ello no me planteo salir del grupo; bueno, sí, me lo planteo pero me doy cuenta de que sigue instalado ese modo perrete así que decido seguir en el grupo y no olvidar el objetivo de acabar tranquilo la carrera. Y así, sin demasiado que contar, nos plantamos en el final de la subida, poco después del kilómetro doce, con un cuarto parcial de 11.03 el kilómetro, modo perrete, insisto, después de que el segundo y tercer parcial fueran de 6.32 y 5.10.

Se iniciaba aquí una larga bajada que nos llevaría hasta el kilómetro quince. En este punto me encontraba bastante fuerte así que empiezo la misma con la idea de ir adelantando gente pero al final me vi "atrapado" en el grupo anterior porque no acabé de encontrar ni el sitio ni las ganas de arriesgar para adelantar, algo que me retiene más de lo que me hubiera gustado pero a lo que me acabo resignando, esperando a que llegase un breve tramo de pista para ganar alguna posición. Allá por el quince se inicia la parte final de la carrera (quinto parcial en 6.55, consecuencia de ese no adelantar y de un terreno complicadillo y con algún que otro tramo de subida). Llegados al quince empezamos una última ascensión, cortita pero intensa, medio kilómetro al 10 por cien de desnivel medio que empiezo trotando y acabo andando, con un pequeño parón para refrescarme en la fuente que encontramos poco antes de acabar la subida. Alcanzado el final de ésta, se iniciaba un último tramo que nos lleva por senda en un recorrido con continuos toboganes y con un terreno nuevamente algo "pestoso" y en el que nuevamente me veo frenado por la gente de delante pero sin demasiadas ganas de arriesgar para adelantar así que nuevamente me acoplo al ritmo del grupeto y así, sin demasiados agobios me planto en la zona de asfalto que en continuo ascenso nos llevará hasta la línea de meta. Al final un tiempo de 2.10.47, dentro de las expectativas aunque, y sin forzar más de la cuenta, de haber arriesgado un poquito en un par de puntos concretos, creo que hubiera mejorado sensiblemente. Pero en cualquier caso no pasa nada; el objetivo de correr y disfrutar estaba conseguido.

Llegados a este punto del relato me tengo que meter en terrenos pantanosos y que nunca me gustan. Debo decir que mi experiencia personal a lo largo de la carrera fue buena, sin ningún problema en los avituallamientos ni en meta, en principio razonablemente bien surtidos ambos. Sin embargo he podido comprobar que para la gente del final hubo problemas de todo tipo en los avituallamiento y en meta, con carencias en forma de falta de líquido, de falta de comida y de falta de camiseta técnica al final (para mi esto sería lo menos importante aunque lo sea). Siempre me he considerado un atleta popular al cien por cien, más allá de que en función del momento de forma ande más o menos cerca (siempre lejos,eso sí) de los galgos de este mundillo. A lo mejor por ello considero que los corredores que acaban haciendo grandes las carreras son ese nutrido grupo que a lo único que aspiran es a disfrutar un rato por las montañas y a ganarse a sí mismos o. como mucho, a ganar algún pique personal que siempre es divertido. Por ello creo que es muy importante cuidar de manera especial a esta gente y por ello me parece grave que hubiera problemas como los que he referido anteriormente. Y sobre todo en el tema de avituallamientos porque al final esos problemas pueden devenir en problemas de salud y eso sí que tiene que ser imprescindible. No sé, hasta la fecha en muy pocos sitios había encontrado situaciones como éstas, y creo o espero que haya sido un problema puntual en una carrera que por su experiencia debería superar con nota estos detalles. Pero pese a ese deseo creo que se deben contar estas cosas. Y un ruego; sé que los recortes presupuestarios también llegan a este mundo y personalmente prefiero que queden en el baúl las camisetas y otros detalles similares antes de que esos problemas económicos se dejen ver en avituallamientos, atención médica y otros aspectos que, a mi juicio, son infinitamente más importantes que los detalles de final de carrera. Insisto, es mi opinión...
Y una última cosa; seguimos dejando el monte lleno de mierda: geles, vasos, botellas, .... y eso también es gravísimo y creo que ese detalle debería hacernos reflexionar a todos. Yo sigo sin ver a nadie tirar cosas porque de lo contrario tendríamos algún encontronazo pero las sendas siguen llenas de porquería que deja la carrera y eso debo definirlo con un "No me Gusta" en negrita y cursivas. Me gustaría decir que creo que no se repetirá pero lamentablemente no lo creo.
En fin, nada más, a ver si entre todos reflexionamos un poquito y vamos dando a este aspecto la importancia que merece. Os dejo con los habituales enlaces.


Perfil de la carrera en Wikiloc

8 comentarios:

Jordi Tena dijo...

Gran crónica y gran carrera, que novedad verdad? jeje. Como bien has dicho es un placer charlar un rato con amigos del mundillo. Nos vemos pronto ... con el comentario del maratón que empieza a dislumbrarse a final de año ya me has acojonao ... Un abrazo crack.

Tinyo dijo...

Jordi que no pretendía acojonar a nadie hombre!!!!
Buena carrera la tuya, yo estuvo, como ya digo en modo perrete pero me lo pasé muy bien a pesar del leñazo..
En cuanto al asfalto, con eso de que me haya tocado una inscripción a la media de Alcoi se me acumula la faena, Maratón DP, Media de Alcoi y amratón CS en 22 días. Qué Dios nos pille confesados

RAMONRUNNING dijo...

Que tal Tinyo? No te pierdes una, tienes muchisima razon los tiempos aprietan y si hay que recortar se hace de las camisetas y detalles pero nunca debe de faltar avituallamiento y menos asistencia sanitaria, de los "marran@s" nunca lo he entendido si se lleva el gel en la mochila o bolsillo cuando se termine se pone donde estaba y punto, asi todo queda limpio.
Muchos animos y nos vemos en Borriol o Vistabella.

Tinyo dijo...

Ramón, nos veremos por Vistabella. En cuanto a los cochinos mejor no pensar demasiado en ellos porque me enciendo.
Un abrazo

Trapatroles dijo...

Bonitos paisajes y buena crónica. Estuvieron allí un par de compañeros del club,
Saludos

Vicente Olucha dijo...

Hola Roberto, como siempre una buena crónica de la carrera
Nos vemos en Vistavella

Saludos

Tinyo dijo...

Comparti algun km con uno de ellos ramon. Un abrazo

Jose dijo...

Hola Tinyo
Seguro que vistes buenos paisajes por esa zona...Buena crónica.

Un saludo
Jose
TROTASENDES BENICALAP