martes, 15 de febrero de 2011

Carrera per Muntanya Perenxisa (Lliga Comunitat Valencia, Stage 1)

El pasado 30 de enero se disputó en Torrent la primera carrera de la Lliga de Carrera per Muntanya de la Comunitat Valenciana, liga que se completará con la prueba del próximo domingo 20 de febrero en la Vall d'Uixó y, finalmente, con el Cabeço Trail, en Busot el próximo 13 de marzo.
Después de unas semanas complicadas a nivel laboral que me impiden llevar la regularidad que me gustaría en los entrenamientos, llegaba a la prueba con ciertas dudas respecto a mi rendimiento. A ello había que añadir el más que probable handicap del terreno que, a tenor de lo escuchado con anterioridad, no era precisamente de esos que te permiten correr con cierta naturalidad y, por tanto, convertían el perfil de esta carrera en algo engañoso y poco fiable. Por todo ello nuevamente me tomaba la carrera como un "entrenamiento con público", es decir, salir a no forzar más de la cuenta en la salida y a partir de ese momento ir tirando de sensaciones y decidir sobre la marcha. De todas formas la carrera empezaba mal porque llegar hasta la salida fue toda una odisea que me hizo presentarme en la zona de salida con menos antelación de la que hubiera deseado. Para colmo al ir a recoger el dorsal habían duplicado el mío y finalmente me asignaron el cuarenta pero con bastante tiempo perdido. Ello hizo que el calentamiento no fuera el más adecuado y en esas condiciones pasamos el control de dorsales y nos plantamos en la línea de salida.
Una vez dada la misma, y después de un breve paso por terreno fácilmente transitable, la primera sorpresa desagradable del día fue encontrarme con un importante tapón al poco de pasar el primer kilómetro. Superado el mismo ya nos encontramos con lo que iba a ser toda la carrera; continuos toboganes, terreno difícil para correr, subidas cortas pero muy explosivas y exigentes.... en resumen, un terreno en el que se hacía imposible (al menos para mí) coger un ritmo sostenido y que te obligaba a ir a tirones todo el rato. A pesar de ello, entre los kilómetros tres y siete, con el paréntesis de la primera de esas subidas cortas pero explosivas, me acomodé a un ritmo en torno a los 6.30 y fui haciendo camino con cierta suficiencia.
Llegados al Km siete empezaba el tramo más complicado de la carrera en lo referido a desnivel. Desde este punto hasta el Kilómetro once había un par de km de ligera pendiente positiva, una primera subida de 700 metros con 114 de D+, una bajada testimonial de quinientos metros y, nuevamente, a subir 700 metros de D+ en apenas medio kilómetro. En este punto de la última subida me encontré con Iban, en plan organizador, con el posteriormente en meta estuvimos recordando carreras anteriores y dando cuenta de los planes de futuro.
Acabada esta subida, que nos llevaba al punto más alto del recorrido, se iniciaba un largo descenso, salpicado de tachuelas de las anteriormente calificadas como cortas pero exigentes que poco a poco iban mermando las fuerzas. A decir verdad en este punto iba bastante bien, sobre todo de cabeza pero a partir de ahí empezó a hacer mella ese terreno "pestoso" y, sobre todo, la imposibilidad de coger ritmo, ni para arriba por la dificultad de las subidas, ni para abajo por lo tremendamente complicado e intrincado del laberíntico recorrido que nos tenía guardado la organización para esta segunda mitad de recorrido. También hay que decir que más allá de la dificultad, había zonas de la misma realmente vistosas (como ese salto de agua) y que hacían más llevadero el esfuerzo.
Bueno, pues poco a poco fuimos cubriendo kilómetros y nos plantamos en la parte inicial del recorrido que haríamos en sentido inverso para llegar a meta. Aquí, en una zona que sí que podía dar más de sí para correr me faltó fuerza mental para afrontar este último tramo con más intensidad. Creo que después de todo el recorrido anterior no esperaba que el final fuera así y en cualquier momento esperaba encontrar más de lo mismo así que con bastante más pena que gloria transité por ese final hasta alcanzar la meta en un tiempo final de 2.52.25, en el puesto 276 absoluto y el 83 de la categoría.
Balance final de la prueba, más oscuros que claros pero espero que cuando se normalice la situación laboral y la regularidad vuelva a los entrenes todo ese volumen de trabajo empiece a notarse de manera más clara. De todas formas, a tres meses vista de la MiM, primer gran objetivo de la temporada tampoco me preocupa demasiado la situación actual.
Os dejo los habituales enlaces a tracks e información. Solamente resta felicitar a la organización por montar un recorrido tan exigente en una zona de tan pocas dificultades montañosas importantes.



2 comentarios:

DIEGO dijo...

Tio, creia que habias desaparecido pero veo que no es asi, entiendo que estas entrenando en secreto para pegar un hachazo en la MIM, ale, pues sigue asi campeon, y no te digo que no al tema javalambre, intentaremos cuadralo.

Miguel dijo...

Bien Rober, estas carreras de la Liga deben de tener un ambiente especial y una exigencia superior, seguro que te pones muy fuerte de cara a la MIM.

Pd. me cuesta acostumbrarme a verte de amarillo ;)

Saludos